La “pelea” Obama-Netanyahu es puro teatro-planificada en 2009

netanyahu-obamaTony Cartalucci @TonyCartalucci
2 de marzo, 2015
Obama-Netanyahu “Fallout” is Theater – Planned in 2009

EEUU e Israel intentan crear un falso “enfrentamiento diplomático” para justificar un ataque “unilateral” de Israel a Irán.

En un documento de planificación de políticas publicado en 2009 por la Brookings Institution financiada por financistas corporativos, quedaba claro que EEUU estaba resuelto a provocar la entrada de Irán en un conflicto y a ejecutar un cambio de gobierno a cualquier precio – inclusive una invasión militar directa y la ocupación de Irán por tropas estadounidenses.

F121119ZEL15Sin embargo, antes de llegar a ese punto, los planificadores de políticas de la Brookings Institution exploraron otras opciones que incluían fomentar la inestabilidad política financiada por EEUU acompañada de fuerza violenta encubierta, uso de organizaciones extranjeras clasificadas como terroristas por el Departamento de Estado estadounidense para llevar a cabo asesinatos y ataques en Irán, y un número limitado de ataques aéreos llevados a cabo por EEUU o por Israel, o por ambos.

En retrospectiva, 6 años después, todas estas maniobras no sólo han sido intentadas en mayor o menor grado en Irán, sino que han sido manifiestamente empleadas en la vecina Siria para debilitarla, algo que según Brookings, es el requisito previo indispensable antes de iniciar una guerra contra Irán.

Y de especial interés, teniendo en cuenta lo que parece ser un creciente enfrentamiento diplomático entre EEUU e Israel, es cómo EEUU precisamente planeaba apoyar encubiertamente lo que debería parecer un primer ataque “unilateral” de Israel a Irán, un ataque que parece estar en proceso de ser justificado a través de una campaña de propaganda cuidadosamente orquestada en pleno desarrollo.

De boca de los propios planificadores de políticas

El documento del año 2009 de la Brookings Institution titulado “¿Qué Camino a Persia? Opciones para una Nueva Estrategia Estadounidense para Irán” deja claro que las negociaciones con Irán sobre su programa nuclear es puramente teatro, y que será utilizado para dar al mundo la impresión de que EEUU exploró todas las opciones “pacíficas” antes de recurrir a un cambio de gobierno violento. El informe señala que:

…cualquier operación militar contra Irán con seguridad será muy impopular en todo el mundo y requeriría del contexto internacional adecuado – tanto para asegurar el apoyo logístico necesario para la operación como para minimizar las consecuencias derivadas de la misma. La mejor manera de minimizar el oprobio internacional y maximizar el apoyo (aunque este sea reticente o encubierto) es atacar sólo cuando exista una convicción generalizada de que se le realizó a los iraníes pero estos rechazaron una oferta extraordinaria, un acuerdo tan bueno que sólo un régimen decidido a adquirir armamento nuclear y a adquirirlo por las razones equivocadas rechazaría. Bajo esas circunstancias, EEUU (o Israel) podría presentar sus operaciones como llevadas a cabo a su pesar, no por voluntad , y al menos algunos en la comunidad internacional concluirían que los iraníes “se lo merecían” por rechazar un muy buen acuerdo.

Pero claro, Irán, como la propia Brookings admite, no está gobernada por una dirigencia irracional y no rechazaría una verdadera “oferta extraordinaria”. La Brookings Institution admite abiertamente que EEUU persigue una política exterior de doble vía – una para consumo público (realizar “ofertas extraordinarias”) y otra que tiene por objeto asegurarse de que Irán parezca tan irracional como sea posible.

En el documento Brookings señala:

La verdad es que todos estos serían casos difíciles de defender. Por esta razón, sería preferible si EEUU pudiera citar una provocación iraní como justificación para los ataques aéreos antes de lanzarlos. Evidentemente, cuanto más atroz, más mortal, y menos provocada fuese la acción iraní, mejor para EEUU. Por supuesto, sería muy difícil incitar a Irán a una provocación sin que el resto del mundo se diera cuenta del juego, lo cual lo perjudicaría. (Un método que tendría alguna posibilidad de éxito sería incrementar los esfuerzos encubiertos para cambio de régimen con la esperanza de que Teherán tomara represalias abiertamente, o incluso semi-abiertamente, lo cual podría ser presentado como un acto de agresión iraní no provocado.)

BrookingsWhichPathtoPersia2010CoverAquí, los planificadores de políticas de Brookings conspiran abiertamente para socavar la paz global “incitando” a otra nación a una guerra que ni quiere ni de la que se beneficiará. Provocar a una nación que no representa ninguna amenaza a la seguridad nacional de EEUU es una clara violación del derecho internacional – y el documento de Brookings es una confesión firmada literal.

Además de esta confesión de conspiración contra la paz mundial, lo que resulta de más interés es los planes de EEUU de negar cualquier responsabilidad por un ataque para el que usaría a su representante regional, Israel, y que llevaría a cabo en su lugar. Específicamente señala en el capítulo titulado “Permitiendo o Fomentando un Ataque Militar Israelí” que:

…la ventaja más sobresaliente que esta opción tiene sobre una campaña aérea estadounidense es la posibilidad de que sólo Israel sería culpada por el ataque. De esto ser cierto, entonces EEUU podría no tener que enfrentar represalias iraníes o las reacciones diplomáticas negativas que acompañarían una operación militar estadounidense contra Irán.
Podría permitir a Washington nadar (retrasar la adquisición iraní de armamento nuclear) y guardar la ropa (evitar perjudicar muchas otras iniciativas diplomáticas regionales estadounidenses).

No sorprenderá a nadie que el Daily Mail británico ahora publica en un artículo titulado “El Presidente Obama amenazó el año pasado con derribar cazas israelís si atacaban instalaciones nucleares iraníes, según fuentes” que:

El Presidente Obama presuntamente detuvo un ataque israelí contra instalaciones nucleares iraníes en 2014 amenazando derribar cazas israelíes antes de que pudieran alcanzar sus blancos, según noticias aparecidas en Oriente Medio este fin de semana.

La amenaza de EEUU forzó al Primer Ministro Benjamín Netanyahu a abortar un ataque planeado contra Irán, informó el periódico Kuwaití Al-Jarida.

Netanyahu estará en Washington para dirigirse al Congreso el martes con el objetivo de hacer fracasar totalmente la deseada apuesta de Obama por un acuerdo diplomático con Teherán.

Aquí el Daily Mail repite una narrativa creciente que coincide claramente con la política exterior estadounidense de larga vigencia descrita por el documento de la Brookings Institution en 2009 – letra por letra. De hecho, la posibilidad de “derribar” aviones israelíes fue discutida como uno de los muchos decorados para este teatro geopolítico.

EEUU, con arreglo a lo prescrito por Brookings, es presentada como desesperadamente intentando llegar a un acuerdo casi irracional con Irán, mientras “el perro loco” Israel busca atacar unilateralmente a Irán – consiguiendo EEUU de este manera la negación plausible que abiertamente habían declarado que intentarían crear con anterioridad a un ataque israelí contra Irán. Es de señalar que la acumulación del poderío militar de Israel es el resultado de un duradero, extenso y constante apoyo por parte de las fuerzas armadas estadounidenses, y un ataque israelí ni siquiera sería posible sin el apoyo de las mismas.

También es de interés los habituales y beligerantes actos de barbarie en serie que Israel perpetra tanto contra su propia gente como contra los palestinos cuya tierra Tel Aviv robó y continúa ocupando. La naturaleza de estos actos no es de auto-preservación sino de provocación intencionada – crear en occidente divisiones políticas predecibles fácilmente manipuladas especialmente en momentos como este en el que un ataque contra Irán, una nación que occidente hasta ahora no ha conseguido derrocar con terrorismo, sedición financiada por EEUU, sanciones, y provocaciones encubiertas, es probable.

la-oe-0824-miller-israel-obama-netanyahu-20140824Está claro también que el documento de 2009 “¿Qué Camino a Persia?” representa una ventana abierta a una profunda y bien arraigada doctrina que aún hoy se está utilizando para reordenar Oriente Medio para alinearlo con los intereses especiales de occidente. Es una confesión firmada de una ahora evidente conspiración contra la paz y la estabilidad global. Debería ser leído, por entero, ante el Consejo de Seguridad de la ONU, y aquellos que lo escribieron y los intereses de los financistas corporativos que lo financiaron deberían ser llevados ante la justicia internacional.

Cualquier otra cosa prueba que EEUU y sus lacayos regionales, no Irán, son los estados delincuentes, que obran en contra de la paz y de la estabilidad global, con sólidos ejemplos de sus atrocidades a la vista, y más – al parecer – por venir.

Anuncios

Un comentario en “La “pelea” Obama-Netanyahu es puro teatro-planificada en 2009

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s